En tercer año se trabaja Realismo, profundizando el conocimiento de los elementos constitutivos de la estructura dramática.

El entrenamiento corporal sigue precediendo a la palabra, pero el cuerpo trabaja de otra forma para adecuarse al realismo. Se trabaja a partir de las imágenes que la situación realista propone, se profundiza la concepción del propio cuerpo y se entrena precisión en la acción física. A las nociones de acción, objetivos y conflictos se les suma la de circunstancias dadas, que vuelve a complejizar todos estos conceptos. En cuanto a la construcción de los personajes, ahora el personaje está inmerso en un contexto histórico y social. La exploración sonora comienza a convertirse en entrenamiento vocal, descubriendo de qué forma hay que preparar la voz para la escena

Durante el año, se analizan y trabajan escenas de obras realistas.

Al finalizar el ciclo, se plasma la experiencia con un montaje teatral. Se elige un texto realista y se trabaja en la puesta en escena de ese espectáculo.

Profesora: Cecilia Ruiz

Asistente: Marisol Sousa